jueves, 27 de marzo de 2008

Saudades



Carne adentro
imito una brújula
con los pies desnudos.

Arena en el vientre
y un norte agitado.

No hay sur.
El este y el oeste
resbalan por los costados.
La mano sigue abierta,
el corazón mudo.

No hay faro.
A ciegas.


María Wernicke




10 comentarios:

PAIO ●๋• dijo...

que lindas estas ilustraciones maria, una textura buenisma.
beso

IRENE dijo...

Maria!!!!Soy Irene..q lindo el blog!!! Te recuerdo.

María W. dijo...

Gracias, paio!

Irene, una alegría!!

Géh dijo...

Bela combinação: Arte e Poesia!
Beijos,
Géh

María W. dijo...

Obrigada, Géh!

cima dijo...

verso y figura...
cuanto talento M.W.!!

cariños

andres casciani dijo...

esta figura está llena de nubes, tiene un cielo en su interior

María W. dijo...

Daniel, no soy muy buena con los versos, pero a veces los necesito.

Andrés, gracias.

Paloma Zubieta López dijo...

Las saudades son maravillosas pero es difícil captar su esencia.Dirás que no eres buena con los versos pero con este me dió un escalofrío...
Por cierto, hermosísimo todo, gracias por compartirlo. Un abrazo.

María W. dijo...

Hola, Paloma. Hermoso nombre el tuyo.
Bienvenida a este rincón.
Allá voy al tuyo.
¡Gracias! Abrazo, también.