lunes, 31 de diciembre de 2012

2013

...


...

sábado, 29 de diciembre de 2012

Viajar – Parte I

...


De a poco, viajando, descubro qué clase de viajera soy.
Llevo máquina de fotos, pero en general la olvido o la dejo deliberadamente en el hotel. Después me arrepiento.

Así y todo, capturo imágenes. No puedo compartirlas, al menos no de la forma en que lo haría si tuviese una fotografía.
De todos modos, las fotos que saco, y las que no saco, hablan de mí, de cómo viajo, de cómo vivo los viajes.

Esta vez, descubrí rotundamente que no sirvo para hacer turismo clásico. Que soy de los que viajan al encuentro de la gente y las vivencias.
No sé ser turista a menos que un mes antes haya leído una guía completa acerca de la historia del lugar que voy a visitar, y haya apuntado lo que me interesa ver, conocer.

Esta vez no me dieron la cabeza ni los tiempos para investigar y armar un plan. Lo único que pude planear fueron los power point que me ayudarían en las charlas que compartiría en San Pablo y en FLIPORTO (Olinda). Creo que la ansiedad previa al viaje, sumada a los trabajos que tenía que terminar antes de partir, no ayudaron.

Viajé con 21 kilos de equipaje de los que muchos eran papeles y libros, dibujos, alguna mermelada, un gran paquete de Criollitas, y otro tanto, o más, ropa: ropa para calor, ropa para lluvia, ropa para estar cómoda, ropa por si me quería arreglar más que lo habitual, ropa para playa, ropa por las dudas, ropa porque no iba a poder lavar ropa… demasiada ropa, como siempre. Volví con 21 kilos, otros libros, la misma ropa.  Pero además de lo que traje en la valija y lo no está en ninguna foto, traje afectos, encuentros, palabras, miradas, sabores, climas, colores.

Viajo compartiendo, de eso no tengo dudas. Y también viajo buscando encontrar mi ritmo en el nuevo ritmo que implica el trabajo, las visitas a escuelas o a ferias.
Me acomodo a lo nuevo, a lo desconocido, a otro idioma, me adapto, disfruto, pero también busco donde tirar mi ancla un rato, para no perderme, para reencontrarme. Y es así como más disfruto los encuentros nuevos, recuperándome en alguna isla de soledad o hermanándome con la gente.
Estos viajes llenos de actividad, con gente que trabaja con libros, siempre me regalan nuevos amigos.

Y encontré mis lugares, y encontré hermanos.

...

jueves, 8 de noviembre de 2012

Papai e eu, às vezes en Revista Emilia

...


Una bella reseña para este libro querido
por Fabíola Farías.


Clic en Emilia para ir a la revista.


...

lunes, 5 de noviembre de 2012

Más buenas noticias

...

Me acabo de enterar por Kazumi Uno,
mi traductora al japonés de "Papá y yo, a veces",
de que este libro tan querido ya está editado en Japón
por Mitsumura Editora.

¡Tremenda alegría!

パパとわたし




Junto con la buena noticia,
me cuenta otra...lo que dijo un crítico de allá de este libro:

Un crítico aplaude su manera de expresar, "sin inflación de emociones" (así ha dicho),
sin adornos de sobra, perfecta combinación entre los textos y las ilustraciones. 

Espero poder mostrar pronto una buena foto de la tapa.

...

domingo, 4 de noviembre de 2012

Cuando uno dice sí


...

No esperaba un llamado ni un correo especial.
No esperaba un café.
No esperaba una invitación.
No esperaba un viaje.
Pero, por lo visto, a veces no esperar, trae.
Y más allá de creer o no en las casualidades o coincidencias, ocurren.

Hace un tiempo, cuando todavía hacía frío,
una amiga me mandó un correo invitándome a acompañarla
para recibir a un escritor que venía de Brasil. Dije que sí y ofrecí mi casa.

Cambiaron los planes y el encuentro iba a ser en un café.
¿Seguís con ganas?, preguntó mi amiga. Otra vez dije sí.
Ese domingo caminé por la vereda del sol a encontrarme con ellos.
Una librería, un bar en la librería, una amiga ilustradora, un escritor de Brasil, su mujer y yo.


Amena charla en castellano bien hablado y bocados de portugués.
El escritor se llama Antonio Nunes, pero le dicen Tonton
su mujer se llama Ana Carolina, mi amiga y colega, Eleonora Arroyo.

Tonton, además de ser escritor trabaja en promoción de la lectura,
es el responsable del blog de AEILIJ de Pernambuco y el encargado de organizar
para la Feria del Libro de Olinda, FLIPORTO,
las actividades relacionadas con literatura infantil y juvenil. 
Nos cuenta eso mientras rechaza un segundo café.
Y así, como quien derrama un vaso de agua, nos invita. “Sejam bemvindas”.
Nosotras sonreímos, decimos que ya vamos a preparar las valijas,
y nos entusiasmamos como chicos.
Lo que no digo es que me cuesta creer.
De todos modos, disfruto ese momento como se paladea un lindo sueño.
Eleonora prgunta fechas y se da cuenta que, de llegar la invitación, no podría concurrir.
Para los mismos días de FLIPORTO ella estaría dando talleres en México.

Antes de despedirnos, le comento que tengo un libro editado por Callis,
en Brasil: “Papai e eu, às vezes”. 
Se sorprende y se alegra, y me pide con lo contacte con mi editora,
que le mande los datos del libro y mi currículum.
Nuevamente digo sí.
Cumplo y al llegar a casa, aunque él y Ana Carolina debían estar ya camino al aeropuerto,
escribo los correos prometidos, a él y a Miriam Gabbai, mi editora.
El domingo se acaba y yo olvido.

Al día siguiente, llega su respuesta, la de Tonton, diciendo gracias.
La semana sigue casi como siempre: trabajo, compras, cocina, y algún recreo con amigos.
Y la otra también. Hasta que una noche recibo un llamado al celular.
Era Eleonora dándome una buena noticia “¡Te vas a Olinda!”.
Ella había leído un correo que yo todavía no. No estaba en casa hacía horas…
Después supe que antes de ir a la Feria de Olinda, pasaría unos días en San Pablo,
invitada por Callis, visitando escuelas.

Como dijo Tonton, Eleonora es el ángel que me puso en su camino.
Gracias Eleonora, gracias Tonton y gracias Miriam

Para quienes estén en México entre el 11 y el 27 de Noviembre,

Y para los que estén en Olinda, no dejen de acercarse a FLIPORTO.

12 y 13 de Noviembre, estaré visitando a escuelas en San Pablo,
con “Papai e eu, az veces” en la mano.



15, 16, 17 y 18 de Noviembre en FLIPORTO.

El 18 de Noviembre, a las 16 hs, “conversación con el público”
y a las 17 hs.  “dibujo en vivo”

¡Y como si esto fuera poco,
la apertura de FLIPORTO será con un recital de María Bethania!

...



viernes, 12 de octubre de 2012

Día del respeto a la diversidad cultural

...

Nuevamente, esta lámina fue por encargo
del Ministerio de Educación de la Nación.
Para nuestros pibes.

Esta fue mi propuesta.
A algunas personas les pareció abstracta de más,
motivo por el que hubo cambios.



Acá, el resultado final.
Lamento (porque no es lo que los pibes van a ver) decir que...
me sigue gustando más mi propuesta inicial.


Rescate importantísimo:
Trabajar con G. Bombini, siempre es un placer.
Ilustrar para que se trabaje en las escuelas con lo que hago,
también, y mucho.

No se puede todo...
viene siendo una frase que me acompaña los últimos días.

Aclaración: el espacio libre es para una placa de texto.

...



domingo, 30 de septiembre de 2012

Salute y la gaviota

...

Terminé de ilustrar este libro en Agosto del 2011.
Se hizo esperar...
Hace pocos días, llegaron mis ejemplares.
¡Alegría!

Mi gata anduvo dando vueltas
entre curiosa y celosa.







Pueden ver algo del interior acá.

Texto de Lydia Carreras
Editado por La Brujita de Papel.
¡Ya está en las librerías!

...

domingo, 23 de septiembre de 2012

Junio

...

Así podrían llamarse estos personajes:
Junio I, Junio II, Junio III y Junio IV.
Es que Junio fue un mes raro,
de querer estar acá y sólo acá,
de ocupar las manos y desocupar la cabeza,
de crear de otra forma,
tallando, esculpiendo, bordando...
Recordé Junio y a estos personajes
por la nueva rareza que me trajo Septiembre.

Veremos cómo sigue...




...

jueves, 23 de agosto de 2012

200 años

...

Hoy, 23 de agosto,
se conmemoran 200 años del Éxodo Jujeño.





Por encargo del Ministerio de Educación de la Nación,
ilustré este afiche con el que hoy deben haber trabajado
los pibes de todas las escuelas.
¡Un honor!

...

lunes, 20 de agosto de 2012

Hoy II

...

Esta imagen, junto con la anterior, son parte de un recreo.
Pero no son sólo eso.
Son también un intento de despertar algo de mí que está dormido.
Necesito un cambio.
Y sé que una de las formas de lograrlo
es jugando con los materiales en el tablero.
El cambio no llega todavía, pero insisto
en ensuciarme los dedos y
disfrutar ese rato.


...

sábado, 18 de agosto de 2012

Hoy

...


...


viernes, 20 de julio de 2012

Los días de María

...
Ese es el título que le da Valeria Sorín
a la nota que escribió sobre HAY DÍAS,
editado por Calibroscopio,
para la Revista Cultura LIJ Nº 16.




-Ma, ¿te puedo decir algo?
-Sí, Sofi.
-¿Estos días vas a ser una buena mamá?
No todos los días de Marìa fueron iguales.
  Hubo días en castellano y días en portugués. Hubo días donde hizo lo que le pidieron y días donde pidió lo que quiso. Hubo días de trazos fuertes y otros de colores arena.
  Aráoz y Aguirre. No digo Corrientes y Nueve de Julio, ni Madison y la Quinta Avenida. Villa Crespo. Ahí, en esa esquina hubo un día, al menos para mí. Yo salía de visitar a los Calibroscopio y María llegaba a hablar con ellos (pero creo que ya se tramaba este libro). Ese día, ahí paradas, me dijo algo que me abrió un pasadizo hacia el centro de su obra. “Seguir la propia búsqueda y apostar a los proyectos propios no es fácil. Yo un día me animé a proponer mi mirada en vez de hacer lo que me pedían y las puertas se abrieron”.  
  Construir una voz, encontrar un tono, animarse a mostrar lo que se piensa, por dónde viajan nuestras fantasías, exponer los sentimientos. Dejar que el mundo nos haga sentir y compartirlo. María sabe que no es fácil.
  Digo esto, pero nada más lejos que el compartir del muro de facebook. María Wernicke, que de ella se trata, no entrega nada en crudo. Su elaboración estética es impecable, capa a capa, palabra a palabra.
  ¿Qué leímos de María? Uno y otro. Maravilloso. Un señor en su lugar, también. Y su lenguaje plástico ha sido clave para libros como Rutinero, Lo que quiere una mujer o Haiku.
  Animarse es la clave. El proyecto propio.
  Sin embargo, Hay días tiene un origen diferente. Ninguno de los libros antes nombrados explica la intimidad que logra el relato en este nuevo libro. Ninguno, excepto Papai a vezes, que todavía solo circula en portugués (¡Amigos Editores, qué están esperando!).
  -¿No me estuve portando bien, Sofi?
  -Es que tengo que hacer todo yo.
  -¿Y te gustaría jugar a ser chiquita de nuevo?
  Hay días… en que una nena y una mamá pueden hablar de lo que sienten y de lo que desean. Y una ausencia, puede vivirse como el deseo. Y al deseo se lo puede ir a buscar.
  Hay días en que la nena extraña a su papá. Y hay una mamá que puede ofrecerse para compartir también ese sentimiento. Hay días en que vale sentarse a conversar. Hay días para dejarse llevar.
  Hay quienes encuentran pasadizos secretos a la fantasía entre los sillones dados vuelta para poder encerar, y hay quienes consiguen viajar a la infancia enroscándose en la ropa colgada al sol.
  Hay días en que María homenajea a su mamá. Y hay días en que se debe felicitar a María.
Querida María, ¡qué hermoso libro! Gracias por este sentimiento. Vale


¡Gracias, Vale!

Nota: El libro Papá y yo, a veces, que nombra Valeria, saldrá publicado este año por Ed. Calibroscopio.

Así empieza HAY DÍAS.




...