domingo, 4 de noviembre de 2012

Cuando uno dice sí


...

No esperaba un llamado ni un correo especial.
No esperaba un café.
No esperaba una invitación.
No esperaba un viaje.
Pero, por lo visto, a veces no esperar, trae.
Y más allá de creer o no en las casualidades o coincidencias, ocurren.

Hace un tiempo, cuando todavía hacía frío,
una amiga me mandó un correo invitándome a acompañarla
para recibir a un escritor que venía de Brasil. Dije que sí y ofrecí mi casa.

Cambiaron los planes y el encuentro iba a ser en un café.
¿Seguís con ganas?, preguntó mi amiga. Otra vez dije sí.
Ese domingo caminé por la vereda del sol a encontrarme con ellos.
Una librería, un bar en la librería, una amiga ilustradora, un escritor de Brasil, su mujer y yo.


Amena charla en castellano bien hablado y bocados de portugués.
El escritor se llama Antonio Nunes, pero le dicen Tonton
su mujer se llama Ana Carolina, mi amiga y colega, Eleonora Arroyo.

Tonton, además de ser escritor trabaja en promoción de la lectura,
es el responsable del blog de AEILIJ de Pernambuco y el encargado de organizar
para la Feria del Libro de Olinda, FLIPORTO,
las actividades relacionadas con literatura infantil y juvenil. 
Nos cuenta eso mientras rechaza un segundo café.
Y así, como quien derrama un vaso de agua, nos invita. “Sejam bemvindas”.
Nosotras sonreímos, decimos que ya vamos a preparar las valijas,
y nos entusiasmamos como chicos.
Lo que no digo es que me cuesta creer.
De todos modos, disfruto ese momento como se paladea un lindo sueño.
Eleonora prgunta fechas y se da cuenta que, de llegar la invitación, no podría concurrir.
Para los mismos días de FLIPORTO ella estaría dando talleres en México.

Antes de despedirnos, le comento que tengo un libro editado por Callis,
en Brasil: “Papai e eu, às vezes”. 
Se sorprende y se alegra, y me pide con lo contacte con mi editora,
que le mande los datos del libro y mi currículum.
Nuevamente digo sí.
Cumplo y al llegar a casa, aunque él y Ana Carolina debían estar ya camino al aeropuerto,
escribo los correos prometidos, a él y a Miriam Gabbai, mi editora.
El domingo se acaba y yo olvido.

Al día siguiente, llega su respuesta, la de Tonton, diciendo gracias.
La semana sigue casi como siempre: trabajo, compras, cocina, y algún recreo con amigos.
Y la otra también. Hasta que una noche recibo un llamado al celular.
Era Eleonora dándome una buena noticia “¡Te vas a Olinda!”.
Ella había leído un correo que yo todavía no. No estaba en casa hacía horas…
Después supe que antes de ir a la Feria de Olinda, pasaría unos días en San Pablo,
invitada por Callis, visitando escuelas.

Como dijo Tonton, Eleonora es el ángel que me puso en su camino.
Gracias Eleonora, gracias Tonton y gracias Miriam

Para quienes estén en México entre el 11 y el 27 de Noviembre,

Y para los que estén en Olinda, no dejen de acercarse a FLIPORTO.

12 y 13 de Noviembre, estaré visitando a escuelas en San Pablo,
con “Papai e eu, az veces” en la mano.



15, 16, 17 y 18 de Noviembre en FLIPORTO.

El 18 de Noviembre, a las 16 hs, “conversación con el público”
y a las 17 hs.  “dibujo en vivo”

¡Y como si esto fuera poco,
la apertura de FLIPORTO será con un recital de María Bethania!

...



6 comentarios:

Germán dijo...

¡Cómo estamos! Un buen viaje, sin dudas. Y eso, buen viaje.
Abrazo.

D...Laurencich dijo...

Qué maravilla Todo lo que contás María!!! y encima es ya el viaje?
Pero qué maravilla, viaje, escuelas, TU LIBRO BELLO BELLÏSIMO! y la gran María Bethaniaaaaa! Uau! Sé feliz!
Beso

mario dijo...

un saludo de papeles grises, salud ¡

Isol dijo...

Qué bueno, María! No es magia, las cosas llegan por el camino que uno recorre! Disfrutá mucho, un beso!

alejandra karageorgiu dijo...

María, cuántas buenas, bellas, noticias. Te felicito y me alegro inmensamente por vos, merecidos "premios", ¡bravo!

María W. dijo...

Germán, sin dudas fue un buen viaje. (Llego al blog con retraso).

Diana, maravilla absoluta.

Gracias, Mario.

Eso pienso, Isol, pero así y todo la sorpresa a veces es tan grande que sólo me sale pensar en eso: magia. Un beso para vos.

¡Gracias, Ale! Un abrazote.