martes, 11 de enero de 2011

María Elena Walsh

...

Hoy desperté pensando en ella,
en sus palabras,
escritas y cantadas,
en su sonrisa, en s
u voz.
Llovía.
Y adentro mío esa misma voz repetía
“al este y al oeste
llueve lloverá,
una flor y otra flor celeste
del jacarandá”.
Ayer dije que nunca pude mirar una flor de jacarandá
sin pensar en ella, en María Elena.
Se lo dije a Eduardo B. que me trajo esta canción.
Y hoy, descubro el motivo:
La primera vez que escuché la palabra “jacarandá”
fue en su canción, en su voz.
Y supe que un jacarandá era un jacarandá,
y que el este quedaba para allá y el oeste para acá.
Así aprendí a señalar
los puntos cardinales de María Elena en mi jardín.



Para María Elena: Una flor de aquellas que siempre,
siempre lloverá.

...

11 comentarios:

Maria Arribasplata dijo...

que hermoso!!!
yo aprendí a reconocer al jacarandá por Chabuca Granda y al igual que tú al mirar uno recuerdo su voz :)
que lindo descubrimiento
gracias!

roger ycaza dijo...

Lindísimo homenaje María!!!
Un abrazote!

Evangelina Prieto dijo...

Que lindo María! Una huella hermosa que ha quedado en la memoria y en el alma.
Mi debilidad es el color de la flor del jacarandá, me regala paz.
Un gran abrazo, feliz 2010 y un atado de lavandas imaginario para ti.

María W. dijo...

Ah! maría! Doña Chabuca tiene que haber dejado muchos, muchísmos recuerdos como el tuyo. Otra grande.

Un abrazo, Roger.

Gracias por las lavandas, Evangelina. las adoro! Adelante con el 2011!

ToTo dijo...

Sin dudas una Grande, que nos dejó el alma llena de enseñanzas.
Precioso tu homenaje!!!
Abrazo colorinche.
ToTo

Nora dijo...

María, preciosas palabras. Qué coincidencia, yo también elegí una ilustración de la canción del jacarandá para despedirla! Beso enorme.

andres casciani dijo...

muy sensible, destila sensibilidad todo lo tuyo María!

María W. dijo...

Muchas gracias, ToTo, Nora y Andrés!
(Sí, Nora, vi tu jacarandá!)

Leda Lucas dijo...

María!

Delicados, como sempre, o poema, a referência à flor de jacarandá, a escolha da fonte...
Abraço.
Leda

María W. dijo...

Otro abrazo para vos, Leda!

coordipop dijo...

La emoción, el agua que brota de mis ojos y se confunde con el sudor de una tarde de mucho calor en la biblioteca popular, me permiten disimular..., el sentimiento de tus palabras que han calado profundo, profundo..., mientras pienso en cada jacarandà que cada primavera ya no lucirán igual.
Gracias Maria por estas palabras.