miércoles, 14 de febrero de 2007

Dibujos de las horas muertas

O sea, dibujos de las inevitables colas de cualquier tipo de trámites.

10 comentarios:

gustavo r dijo...

Me encanta esta horas muertas.
Hey, gracias por el etiquetado... Pero veo difícil que lo haga. Estoy hasta el cuello de trabajo y casi no duermo.No me muero ni tengo accidentes de coche ¿no?
Pronto viajo a Argentina. A ver si nos tomamos una cerveza y te robo aquél libro del que hablamos.

d-cima dijo...

Hola María

Gracias por tu visita y comentario,
ultimamente he recorrido muchos blogs de ilustradores y no deja de sorprenderme el nivel que encuentro y sobre todo de "lAs ilustradorAs", de acá y de otros países...
Aparte, me parece, son laburadoras de las que transpiran la camiseta...

Entre tus etiquetados, descubrí el blog de Gustavo Aimar, joven vecino mío con quien hemos compartido alguna muestra ,él como ilustrador y yo como....(?).
Es un excelente artista plástico y aún mejor persona!

Chau María, seguiré visitándote..

Esteban dijo...

Hola, María!

Ahora justo me voy x unos días. Pero el lunes sin falta me dedico a investigar qué es estar etiquetado. Abrazo.

d-cima dijo...

Ah me olvidaba de lo que tenía para decirte, de tu libro nada queda para agregar después de las críticas hechas por los que saben y de tus dibujos ni hablar, ambos excelentes.
Pero tus objetos... me robaron el corazón, que ganas hacer algo así..!

gonzalo dijo...

Así vamos los gordos, habitando la mirada de las magas.

çläu dijo...

María, qué impresionantes estos trabajos, quiero ver más!!!!
El de abajo es mortal!!!!
muchos muasss

Mauricio dijo...

Eses do ultimos estas geniales me encantan, principalmente del de abajo!

Un beso y linda semana!

Acá estamos en carnaval a full!

gonzalo dijo...

ojalá te toquen muchos más trámites.

María W. dijo...

Ok, Esteban. Si da, bien, si no, también!

Gonzalo: Muy poético. En cuanto a los trámites... voy a tratar de hacer buenos dibujos sin tener trámites y colas (los detesto).

Clau, Mauricio: supongo que ambos se refieren al de los dos señores y el perro.
Mauricio, pasalo bien, bailá mucho!

paulina dijo...

Hola María,

Visitando tu blog. Por lo menos la colas sirven para algo, al final de cuentas quizá no son tan muertas esas horas, aunque sí muuy fastidiosas.
Me gustó mucho la prueba del niño con el papalote, da mucha tranquilidad.
Saludos,
pb